BALCON CENTRAL

septiembre 20th, 2017 | by La redacción
BALCON CENTRAL
Opinión
0

GRAVE IRRESPONSABILIDAD

Usted puede decir lo que quiera al exgobernador,  Javier Duarte de Ochoa, y en su momento pudieron pitorrearse  de él en redes sociales cada vez que suspendía clases por fenómenos meteorológicos,  pero nadie puede negar que ese tipo de decisiones fueran previsoras y que a él le resultaron.

Ayer por la tarde, después del  fuerte temblor que causó tantas desgracias en varios estados de la República, el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, en su cuenta de twiteer, ordenó la suspensión de clases hasta nuevo aviso: “La medida se aplicará en escuelas públicas y privadas, de preescolar a secundaria, y permanecerá hasta nuevo aviso en la CDMX, Edomex, Veracruz, Hidalgo, Tlaxcala y Puebla, así como en el IPN”, el objetivo era hacer una evaluación real de las instalaciones y no exponer a los alumnos, pero en Veracruz la investidura de  Aurelio Nuño, no tiene validez y el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, ordenó lo contrario.

En mi rancho es común el refrán “Donde manda capitán no gobierna marinero”, pero demostrando que él es quien manda en Veracruz, el ejecutivo estatal basado en los “súper reportes”  que tenía salió a anunciar que si habría clases porque las escuelas no presentaban daños estructurales que representaran peligro para los alumnos y maestros.

Sin embargo, funcionarios más responsables como el alcalde de Yanga, Gerson Morales, suspendió  clases en las primarias Vicente Guerrero y Venustiano Carranza, de la cabecera municipal, mientras en la escuela Campos y López de Palmillas, los maestros pidieron una valoración. En otras escuelas de la zona centro, contrario a lo que dice el gober, padres de familia se manifestaron exigiendo una revisión de los inmuebles, mientras el anuncio en Xalapa y otros lados de los daños por el sismo son insistentes.

El terremoto no fue un hecho mediano, por deducción simple, los padres de familia no expondrían a sus hijos en mandarlos a la escuela al día siguiente y menos aún si no les dan la certidumbre que las cuarteadas paredes  de los edificios no se vendrán abajo con cualquier réplica, aun cuando el gobernador Yunes anuncie que no hay peligro y que pueden asistir sus hijos con toda confianza, simplemente que ya nadie le cree.

Ahora ante el sinnúmero de críticas, salió a repetir la historia que no hay nada que temer y que hasta él tiene nietos que van a la escuela (¿De gobierno?), pero los hechos se encargarán de esclarecer si las escuelas se convierten en un polvorín para su proyecto político, ante las innumerables quejas que se dejarán venir de muchas instituciones educativas para las que no hay dinero inmediato para rapararlas.

Y créanos que nos daría gusto, que los niños y los mentores no corran ningún peligro, pero las noticias como la afectación a la escuela Ignacio Aldama, donde se manifestaron los padres de familia; la Benito Juárez, ambas en la ciudad de Xalapa o la nota de protección civil de esta ciudad donde señalan haber indicio de daños en 65 instituciones, no es a como lo pinta el gobernador de Veracruz.

Contra lo que se diga, más vale prevenir que lamentar y eso tal vez no entra en el lenguaje de este gobierno. Los niños y maestros merecen regresar a clases, luego de un reporte técnico de las condiciones de sus respectivas escuelas, no aventurarse  a lo impredecible, porque lo que si podemos señalar al ejecutivo que en muchas escuelas de la zona centro nadie se presentó de protección civil estatal o municipal-

Así que si tienen dudas en estos menesteres que le pregunten a Duarte y cuando Nuño decida algo en Veracruz respecto a educación, que lo consulte primero con el gober azul.

Es todo para información y quejas a…cordobaaldia@hotmail.com

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: