El deceso del Cardenal Sergio Obeso no le importó al gobierno de AMLO.

agosto 13th, 2019 | by La redacción
El deceso del Cardenal Sergio Obeso no le importó al gobierno de AMLO.
Sentencia
0

Falleció el Cardenal Sergio Obeso Rivera, uno de los 7 que fungían en México y  de los 13 que ha habido en la historia de nuestro país.

En los últimos meses, hemos escuchado que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ha marcado su raya con la Iglesia Católica, quien no ha apoyado sus decisiones de gobierno, encontrando la crítica objetiva pero fuerte  y directa en torno al desenvolvimiento en materia de seguridad, económica y casos muy sensibles y polémicos como el aborto y el matrimonio en personas del mismos sexo, entre muchas otras cosas.

Reza el refrán “Lo cortés no quita lo valiente”. Y los expresamos porque no vimos ni en el gobierno federal o los gobiernos morenos como el de Veracruz (Salvo un pésame escueto del Secretario de Gobierno), una expresión de condolencia a la comunidad católica, que posiblemente ya se le olvido al gobierno federal que los católicos en México suman 84 millones  y en estados como Veracruz andan en alrededor de 4 millones, muchos de ellos votaron hace un año por Morena.

Posiblemente no valoró el gobierno de AMLO, que para los mexicanos y veracruzanos católicos es una ofensa el que no se haya volteado al deceso del Cardenal Sergio Obeso, incluso ni el mismo canciller Marcelo Ebrad, con el Papa Francisco, dejando entrever que posiblemente si hubo línea en no solidarizarse con quien consideran un obstáculo en sus decisiones, la Iglesia Católica, porque no hay reportes que cuando menos funcionarios de primer o segundo nivel hayan estado presentes en horas fuera de su horario de trabajo en los funerales.

Pero bueno no todos los políticos olvidaron a la iglesia. Durante la misa del sepelio llegó a Catedral de quien se ha dicho pestes, el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares, acompañado de Rogelio Franco, quien se quedó durante la ceremonia y al concluir salió por la avenida Revolución, cruzó el semáforo de la calle de Enríquez y bajó hacía el viaducto. Por cierto muchos le hicieron fiesta y se fueron sobre de él para saludarlo…Así las cosas, otro fue el ganón.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.