El agua mineral en tu día a día

julio 3rd, 2021 | by La redacción
El agua mineral en tu día a día
SALUD
0

CUIDATEPLUS

En tu cotidianeidad más absoluta o cuando practicas deporte, el agua mineral natural resulta tu principal aliada para la hidratación y aportación nutricional que nuestro organismo necesita. Escoge la más adecuada, según su composición y tus necesidades personales.

El agua es un alimento. Muchas pirámides nutricionales la colocan en su base, como elemento esencial e imprescindible de una adecuada alimentación. Y como alimento que es, tiene sus nutrientes: los minerales, entre ellos, calcio y magnesio, necesarios para un buen funcionamiento del organismo.

Según el estudio No sólo es agua (The Onion Inside) para Editorial Amat, el 24,6% de los españoles ignora que el agua puede ser una de las principales fuentes de minerales. Quizás por eso el 30% de la población no llega a la ingesta recomendada de minerales y, concretamente, el 80% no toma las cantidades necesarias de calcio. Un déficit que se vuelve aún más alarmante en el caso de los niños y adolescentes. El Estudio Nutricional en Población Infantil Española, EsNuPI, elaborado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) revela una ‘incorrecta’ ingesta de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D en los niños españoles. Y el agua puede resultar un complemento perfecto.

Aparte de su componente nutricional, el agua nos hidrata, algo muy necesario cuando entre el 50% y el 70% de nuestro organismo es agua. Pero también en la importancia de hidratarnos suspendemos los españoles. Aunque los expertos recomiendan un aporte diario de 1,6 litros de agua para una mujer adulta y de 2 litros para un hombre, además del agua aportada por los alimentos, se calcula que podría haber hasta 20 millones de españoles que no beben suficiente agua. Los datos del estudio No sólo es agua (The Onion Inside) revelan que un 80% de la población no presta importancia a la hidratación.

Hidratar y nutrir es algo que consigue el agua mineral natural (AMN). Un agua con una composición única, constante, conocida y controlada, que no está expuesta a ningún tipo de tratamiento. Además, la ley no permite que tenga tratamientos de potabilización. Este agua se obtiene a partir de yacimientos subterráneos que brotan por un manantial o a los que se accede mediante pozos. Se trata de agua que se ha originado a partir del agua de la lluvia que se ha ido filtrando y que se ha ido desplazando por diferentes subsuelos. Del Agua mineral natural y de todas sus propiedades habla el libro Más claro que el agua (Editorial Amat) de la doctora Magda Carlas. Lo hace con un objetivo: concienciar sobre la importancia de la hidratación y los minerales para un correcto funcionamiento del organismo y para la mejora de nuestras capacidades físicas y cognitivas, en cada una de las etapas de la vida.

La diferencia está en la etiqueta

No todas las aguas minerales son iguales ni tampoco su residuo seco, es decir, la cantidad total de minerales naturalmente presentes en ella (como el calcio y el magnesio). Las aguas se categorizan de la siguiente manera: agua de mineralización muy débil, débil, media o fuerte. Un agua de mineralización muy débil no es ni mejor ni peor, sino que aporta menos minerales. Actualmente, en España, el 81% de las Agua mineral natural son de mineralización débil. Solo un 8% de las aguas son de mineralización fuerte y un 6% de mineralización muy débil. En cuanto al sodio que presentan, las personas con hipertensión pueden estar tranquilas, ya que el 70% de las Agua mineral natural de España son aptas para dietas pobres en sodio porque contienen menos de 20 mg del mineral por litro. La mayor parte del sodio que ingerimos procede de los alimentos.

Existen cerca de cien Agua mineral natural envasadas y comercializadas en España con una composición mineral única, porque no hay dos aguas iguales. La etiqueta es la parte más importante del envase y debe informarnos de lo que estamos comprando, al igual que ocurre con los alimentos. ¿Qué información relevante debe incluir?

Además de la denominación de venta (no es lo mismo comprar agua mineral natural que agua mineral natural naturalmente gaseosa o agua mineral natural carbónica natural), el etiquetado debe indicar otros aspectos como el residuo seco y conductividad (la cantidad de minerales presentes en el agua: mineralización débil, muy débil, etc.) o la composición analítica (los minerales y elementos mayoritarios o aquellos que caracterizan el agua, como calcio, magnesio o sodio) y en qué cantidad. Otras menciones importantes para la salud que debe hacer la etiqueta son si está indicada para dietas pobres en sodio (con menos de 20 mg de sodio/litro) –más de un 70% de las Agua mineral natural presentes en el mercado cumplen con esta característica–; si es apta para la preparación de alimentos infantiles, si puede tener efectos laxantes o ser diurética.

¿Qué Agua mineral natural elijo?

Por sus características y su composición, el Agua mineral natural de mineralización débil puede ser un agua adecuada para toda la familia, incluso para el bebé (la mayoría indican en su etiqueta si son aptas para preparar el biberón o las papillas). También lo es para los niños y los adolescentes, en plena fase de crecimiento, y para quienes practican deporte. Aunque, en general, una persona adulta sana puede optar por cualquier tipo de agua mineral natural sin excepción, incluso por las de fuerte mineralización, ya que un organismo sano tiene los mecanismos suficientes para eliminar y reequilibrar el contenido corporal de los distintos minerales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.